Saltar al contenido
El Habla de los Rufianes

La Sociedad de la Libélula, de Ana González Duque

19/08/2020
Ana González Duque, La Sociedad de la Libélula

Hoy estrenamos podcast: una disertación sobre La Sociedad de la Libélula, la novela juvenil de Ana González Duque. Así que, ponte los cascos y comienza a escuchar a Dragos, el Bardo, que te va a narrar su valoración de la novela.

¿Alguna vez has leído un libro que te ha transportado hacia el interior de sus páginas? Sí, algunos te atrapan y te absorben hasta el punto en que te embriagas de las sensaciones que te describe: olores, texturas, sabores… Incluso puedes sentir el frío polar atenazándote los huesos, como le ocurre a la protagonista de está novela de fantasía juvenil.

La máquina de las novelas

Imagina que creas una historia en tu mente, y que un aparato sea capaz de sumirte en un trance tan profundo que te parezca aterrizar en el mundo imaginario que has creado. La máquina no te hace soñar, sin más; sino que te pone en la piel de uno de los personajes de tu historia con diáfana claridad. De repente hablas los idiomas de los seres que diseñaste; sientes en la columna vertebral las sensaciones mágicas que se derraman por tu nuevo universo; y puedes ver con tus propios ojos las criaturas maravillosas que el magín de tus pensamientos ha generado por sí solo. Luego, la máquina fantástica te hace volver a la realidad con el recuerdo de la experiencia, un vestigio que atestigua de forma vívida todo cuanto sentiste, saboreaste e interactuaste. La máquina escribe la novela por ti, y quedan inmortalizados así los capítulos de tu historia.

Una novela bien escrita

Usando un narrador equisciente que alterna cuatro voces, Ana González Duque nos sumerge en Anisóptera, un mundo que nace de una genuina originalidad. La autora es conocedora de los mecanismos que se esconden detrás de las letras, tal es así que La Sociedad de la Libélula es una novela salpicada a veces de algunos preceptos sobre la teoría literaria. No narrados como consejos, sino como recordatorios; pareciera que los protagonistas quisiera acariciar de soslayo la cuarta pared en el deseo de  establecer contacto con el lector. La protagonista principal de la historia parece explicarse ante el lector, advirtiéndole cosas como que «una historia debe tener posibilidades infinitas donde el final sea redondo y el principio enganche». Como una espada que corta en la oscuridad; es así como las musas vienen en su auxilio para inspirar a Isabel, la protagonista, que además es escritora. Su evolución es realista gracias a un cambio necesario que le empuja a enredarse en la trama, un punto de giro interesante que Ana González Duque ha sabido usar bien. ¡No es para menos! Tiene una dilatada experiencia en esto de escribir.

Amena y maravillosa

Parece que La Sociedad de la Libélula no deja un cabo suelto, lo que termina por agradar al lector. Si bien es una novela juvenil, liviana y bien escrita, puede que muchos encuentren en ella alguna enseñanza útil. Si quieres el libro de Ana González Duque, puedes hacerte con él aquí.

Por mi parte, te recomendaría que le echaras un vistazo al podcast para enterarte a fondo de qué va todo esto de La Sociedad de la Libélula. Por lo pronto, te pido humildemente que compartas con tu gente; quizá alguien se sorprenda de lo que está a punto de descubrir.

👇Te pongo otra vez el enlace del podcast👇

¡Un abrazo!