Saltar al contenido
El Habla de los Rufianes

El regreso del hircocervo: novela corta de terror

01/09/2021
el regreso del hircocervo novela corta de terror
novela corta de terror y suspense

Hace unos meses me leí El regreso del hircocervo, una novela corta de terror y suspense que definí en Instagram como «corriente de aire fresco».

Escrita con un tono distendido y ágil, con una trama sutilmente enhebrada y un trasfondo paranormal con leves tintes lovecraftianos, es sin duda una de esas pocas novelas cortas de terror que no me han decepcionado.

Y es que, en el último año, harto de no encontrar cosas nuevas, me fui directamente a releer clásicos. Ya sabes: Arthur Machen, Clark Aston Smith, Robert Bloch o los mismísimos Edgar Allan Poe o Lovecraft —este año precisé de los maestros para escribir el manual de campaña Kingsmouth—. Sin embargo, Jon Bilbao es de los pocos que me han hecho sentir satisfecho este año, al igual que Lola Llatas —de cuya última novela hablaremos otro día—.

Argumento de El regreso del hircocervo

novela corta de terror hircocervo

No resulta fácil escribir un libro sin ponerle nombre al protagonista, pero lo cierto es que «el veterinario» no tiene nombre, y aun así conectamos con él de forma rápida. Se trata de un tipo curioso y lacónico que viene a un pueblo de la España profunda a pasar una temporada indefinida. Se cuenta que en dicha localidad los animales mueren de repentino terror cuando dan las doce de la noche. En tan extraño albur, el veterinario se verá atraído por el morbo, dejando a un lado las supercherías e intentando encontrar explicaciones científicas a los escabrosos hechos que acaecen en el lugar.

A medida que los días transcurren y el personaje va entablando relaciones con los lugareños, un muchacho estudioso, insolente y marginado contactará con el veterinario, alentándole a desentrañar junto a él la veracidad de una leyenda del folclore popular: una criatura llamada el hircocervo ha podido despertar, reclamando la muerte de los animales.

Este cuento corto de terror nos sumerge en una disyuntiva entre la superstición y la explicación científica, haciéndonos dudar mientras se enhebran los hechos que discurren en el pueblo. Y es que, mientras avanza la trama principal, el autor deja desperdigadas las piezas del puzle sin que nos demos cuenta, haciendo que al final de la historia encaje el entramado de relaciones entre el veterinario y los pueblerinos. Es muy jodido escribir así; contar tanto en tan poco. Y eso revela algo maravilloso en un autor: sabe leer a los maestros.

El tono de la obra se entreteje bien con las ilustraciones de Celsius Pictor, en una edición maravillosa que ha salido adelante gracias al mecenazgo.

La novela corta de terror y mecenazgo

Con un ritmo bastante ágil, esta novela corta de terror y suspense fue un proyecto de mecenazgo en Verkami. Y no es para menos, pues a Jon Bilbao y a Celsius Pictor les ha funcionado bien.

Es una apuesta interesante, que quizá merezca la pena sopesar en un futuro; sin duda, la novela ha tenido buena aceptación. Los mecenazgos son una forma de financiación segura que cada vez aflora más en el mundo editorial, y quizá sea un buen punto de partida para la novela corta.

Sabemos de sobra que las historias de terror suelen funcionar bien en relatos breves o en novela corta, pero las editoriales encuentran dificultades no sólo con las tiradas de libros de más de 120000 palabras, sino con los novelettes que no lleguen a un mínimo de grosor. Es decir, imprimir un volumen grande de páginas sale tan poco rentable como mandar a imprimir poco volumen de páginas; y por eso este tipo de libros es mejor financiarlos bajo demanda.

Yo, por ejemplo, a pesar de que publico con editoriales, también tengo pensados varios proyectos de este estilo que podrían encajar en este tipo de iniciativas. Y tú, ¿crees que la novela corta de terror funcionaría mejor en mecenazgo? Me gustaría saber tu opinión para cuando llegue el caso de hacer algo así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *