Saltar al contenido
El Habla de los Rufianes

Ficha para crear Personajes de Novelas

18/10/2020
ficha para crear personajes

Si te dedicas a la escritura quizá te interese saber cómo hacer una buena ficha para crear personajes, tanto primarios como secundarios o terciarios. Tener a manos estas herramientas es crucial para no meter la pata a medida que vamos avanzando en el proceso de escritura. Las fichas nos ayuda a recordar aspectos de nuestros personajes que van a ser determinantes para dar coherencia interna a nuestra obra.

¡Por cierto! Si eres jugador de rol esto también te puede servir a la hora de diseñar los llamados personajes no jugadores.

¿Qué es una Ficha de Personaje?

Básicamente, una ficha de personaje es una tarjeta de consulta rápida donde colocamos una serie de características que hacen destacar a los personajes de nuestras historias. En esta ficha se nos reflejan cosas importantes como la historia del personaje, sus motivaciones, sus habilidades especiales, su apariencia física, incluso sus relaciones con otras personas.

Te aseguro que tenerlas a mano te aportará más fluidez a la hora de escribir, por lo que te recomiendo que te hagas una personal a tu gusto. No obstante, si quieres te comento cómo lo hago yo para que te orientes al respecto.

¿Qué debe contener una ficha para crear a tus personajes?

Existen multitud de fichas de personaje, y puedes descargar cientos de ejemplos en internet; como verás, cada uno tiene una manera de hacerlo.  Por lo que a mí respecta, mi experiencia como psicólogo me ha dado una particular forma de ver el asunto, y por ello he creado un sistema propio de hacer fichas para crear personajes. He aquí el contenido que uso yo:

  1. Datos Principales y Apariencia
    • Tipo de Personaje.
    • Nombre y edad.
    • Procedencia.
    • Características físicas.
  2. Personalidad
    • Esquemas cognitivos.
    • Alineamiento.
  3. Motivaciones
  4. Virtudes y Defectos
  5. Historial
    • Familia.
    • Habilidades y aptitudes.
    • Otros.

Y bien, ¿qué es cada cosa?

1.     Datos Principales y Apariencia

No suelo empezar por aquí, pero quiero que imagines una imagen visual de tu personaje. ¿Es hombre o mujer? ¿Joven o una persona anciana? ¿Tiene algún defecto físico o es un portento atlético?

Con respecto al nombre, la edad y la procedencia no hace falta que hagamos un epígrafe, pero sí quiero comentarte algo importante que hay que señalar en este apartado: el tipo de personaje.

Tipo de Personaje

Existen varios tipos y taxonomías de personaje, pero básicamente tenemos los siguientes:

  • Personajes principales: Son los que se enfrentan a la trama; normalmente uno de ellos será quien tenga la fuerza protagónica, y probablemente lo embarques en el viaje del monomito.
  • Personajes secundarios: No tan importantes como los primarios, pero su relevancia afectan a la historia de forma notable.
  • Personajes terciarios: Aparecen de forma circunstancial y pueden aportar tono a la historia.

Si te estás preguntado si es necesario hacer la ficha de un personaje terciario te respondería que en realidad no. Pero yo suelo hacer algunas de aquellos que me llaman la atención, puesto que puedo usarlos más adelante.

También existen los llamados «personajes tipo», que algún día hablaré de ellos. Los personajes tipo están diseñados para cumplir una función arquetípica. Seguramente ya los habrás catalogado en tu mente cuando piensas en el típico graciosillo de un libro, el borracho o el científico loco.

Características Físicas

El aspecto físico puede decir mucho de nuestros personajes. Si quieres hacer un buen personaje debes acercarlo al lector, y la mejor manera de hacerlo es dotándolo de realismo. Déjame hacer una sencilla pregunta.

¿Cuál crees que es la mejor manera de hacer cercano un personaje al lector?

  1. Personaje perfecto: Todo lo hace bien, su aspecto es impecable, rebosa inteligencia, su belleza no tiene parangón. El príncipe azul.
  2. Personaje imperfecto: Destaca en cosas, pero tiene defectos importantes que terminan por aflorar dificultando la trama.
ficha para crear personajes hombre fuerte

Si has elegido la segunda opción has acertado. La gente quiere conectar con personajes reales, y aunque estemos hablando de obras de ficción, resulta más real alguien con defectos. Así de sencillo.

No te digo que hagas un personaje necesariamente feo. Pero no tengas miedo de evitar los rostros y cuerpos perfectos. Los cánones de belleza cambian según la época, y a veces cuenta más lo ordinario que lo extraordinario. No te preocupes, que si el personaje ha de destacar será por otras cosas, como su personalidad.

2.     Personalidad

La palabra personaje viene del griego persōna que significa «máscara de actor», y personalidad es una palabra más bonita aún, compuesta por –alis (relativo a) -dad (cualidad). Y como una cualidad de las personas es  tener personalidad, lo primero que vamos a diseñar es esto mismo.

Esquemas Cognitivos

Ya te hablé en este blog qué es un esquema cognitivo y cómo se producen los cambios en los personajes. Sin embargo, déjame refrescarte la memoria. Un esquema cognitivo es una creencia o una idea determinadas acerca de un aspecto concreto del mundo. Por supuesto, todos tenemos una forma diferente de pensar sobre un hecho en cuestión, y eso pasa por haber creado un esquema sobre hechos similares.

ficha para crear personajes bocadillos
La manera de pensar determinará las acciones del personaje

Puedes resumir un esquema con una frase:

Debo conseguir lo que me proponga cueste lo que cueste.

Mataría por un trago de vino.

La vida humana vale menos que el oro.

Estaría dispuesto a sacrificarme por la gente que amo.

No subestimes el poder de una frase. Dentro de ella se pueden encontrar visos de pensamientos inconmensurables que conllevarán a acciones importantes en la historia.

Te voy a contar un secreto, entre tú y yo: esto es lo que hace precisamente que un personaje sorprenda el mismísimo autor; el esquema cognitivo es lo que hace que cobre vida. Y cuando un personaje cobra vida por sí mismo es que lo estás haciendo bien.

De aquí sacarás ideas sobre su carácter y su forma de responder ante el mundo y la sociedad. Asigna adjetivos: arisco, enamoradizo, conciliador, embaucador, etc.

¿Alineamiento en la ficha para crear personajes?

¿Y por qué no? Otra forma de perfilar nuestra ficha para crear personajes es dotar a nuestra criatura de un alineamiento. El alineamiento es la morailidad del personaje, y suele categorizarse en nueve tipos derivados de dos ejes: el moral (relacionado con su tendencia a hacer el bien o el mal) y el ético (el respeto que tiene por las reglas). Por supuesto, está estrechamente relacionado con el esquema cognitivo, por lo que si tienes una idea de cómo piensa, probablemente no tengas dificultades en elegir un alineamiento para tu personaje.

alineamientos-de-personajes
alineamientos de personaje

Si quieres saber qué alineamientos están disponibles para la ficha de personaje te regalo este ameno y divertido test que tanto éxito está teniendo. Estoy seguro de que al hacerlo irás moldeando el personaje, hasta el punto de crearse sólo.

También tienes este otro test de personalidad, basado en el EPI, uno de los tantos cuestionarios que estudiamos en la facultad, que he modificado para el ámbito literario.

Por cierto, cuidado con el «malo de opereta». Ya sabes: el típico que se ríe en un rictus chusco, alzando las manos arqueando los dedos y haciendo el mal porque sí. Pasa de esa mierda, no es real. Y ya sabes que a los lectores les gustan las cosas reales.

3.     Motivaciones

Una vez definida la personalidad del personaje tendrás menos dificultades para asignarle motivaciones a corto y largo plazo. Estas motivaciones puede tener que ver o no con la historia, pero si lo hacen deberás tener en cuenta si socava la trama o no. Ten en cuenta que el personaje principal es protagonista porque hace avanzar la trama a través del conflicto y la resuelve, mientras que el antagonista dilapida las acciones de aquél, afectando el transcurso de dicha trama. Así que, si la motivación de un personaje incide sobre la trama, no olvides adjudicarle un rango de importancia en el primer apartado: o es primario o secundario.

Diseña las motivaciones tomando como orientación si el personaje es primario, secundario o terciario. Tanto si es primario como secundario debería tener motivaciones importantes conectadas con la trama, incluyendo también otras menores que conecten con el lector. Si el personaje es terciario, puedes currarte motivaciones de igual intensidad ligadas a la trama, aunque luego no trasciendan en ésta.

Diseña estas motivaciones en una frase concreta y directa, y si es en primera persona mucho mejor, dado que te permitirá meterte en la cabeza del personaje. Ejemplos:

Convertirme en un gran espadachín.

Luchar contra la maldad del mundo.

Deseo morirme cuanto antes.

Quiero destruir la vida de mi jefe.

Conseguir ese puesto de trabajo.

4.     Virtudes y Defectos

Otra de las cosas que colorea la personalidad de los actores de nuestra obra son sus virtudes y sus defectos. Ambas dimensiones pretenden ser distinciones claras que hacen contrastar al personaje de la misma manera que una gota de color intenso cayera sobre un cuadro gris. No importa si el personaje es primario, secundario o terciario ―en éste último caso no es importante aplicar virtudes ni defectos―, si puedes añadir toques originales y distintivos, hazlo.

Entre estas virtudes podemos encontrar aquello que hacen tan especial y único al personaje: puede tener un brazo biónico, un poder sobrenatural o sencillamente una gran elocuencia.

¿Recuerdas lo que te dije sobre su aspecto físico? En una ficha para crear personajes deberíamos tener en cuenta un espacio reservado para alguna tara, ya sea física o mental. Por ejemplo. House es un personaje muy potente de una serie de televisión estadounidense que se dedica a la medicina. Es un portento como profesional, y sin embargo tiene un defecto físico que le impide a veces llevar una vida normal: está cojo y con dolor crónico. Esta cojera, además, tiene un historial de vida previo que enriquece al personaje dotándolo de más recursos narrativos que se reflejan en la adicción que tiene a los analgésicos. Con todo, es un personaje potente no sólo por su talento, sino por sus defectos.

En otras palabras, no tengas miedo de poner defectos. No sólo físicos: fobias, traumas y otros trastornos pueden aportar mucho color al protagonista de una obra.

5.     Historial

Por último, dedica a escribir una breve reseña de cómo ha sido la vida del personaje, en base a los datos previos que hemos generado. Si piensa de una manera determinada es porque ha debido de aprenderlo así. Si tiene una cicatriz en el rostro, alguien o algo debió hacérsela. Si tiene el poder de lanzar rayos por las manos es porque nació con ese don, se lo enseñaron, o le sobrevino por algún tipo de milagro o maldición.

Destaca aquello en lo que personaje es bueno, pues será el motor de las acciones que podrían repercutir en la historia. ¿Es mecánico de aviones? ¿Una gran guerrera? ¿O ha aprendido el negocio turbio del tráfico de drogas?

Ten en cuenta que hemos separado las virtudes de las habilidades mundanas. Esto se suele hacer en los juegos de rol para dividir aquellos campos de conocimiento en los que cualquiera podría ser bueno con el esfuerzo y dedicación adecuados, de los talentos especiales o innatos, que son más bien características que definen de forma especial al personaje.

Ficha para Diseñar Personajes

Te dejo aquí mi ficha particular para crear personajes. Espero que te sea de utilidad, y si tienes alguna sugerencia o piensas que se pueden añadir más cosas, ya sabes que recibo muy bien las críticas.

¡Un abrazo!

ficha para crear personajes