Saltar al contenido
El Habla de los Rufianes

El personaje muleta en las partidas de rol

26/06/2020
partidas de rol, personaje muleta

Muchos directores de juego deciden meter en sus partidas de rol a un personaje no jugador que acompaña a los personajes jugadores en sus aventuras. Es uno más en la compañía de aventureros, aunque participa menos en la historia. El recurso puede ser potente cuando este personaje sirve como muleta para dar apoyo y aportar soluciones cuando la trama se atasca, aunque también conozco a más de un director de juego que lo usa para sus fines perversos —vamos a sincerarnos: algunos lo hacen para acariciar levemente la experiencia de la historia como jugador, aunque paradójicamente conozcan esa historia de principio a fin—.

No es algo nuevo, y parece que todos los directores lo han hecho tarde o temprano, o al menos han pensado en hacerlo. Muchas veces son circunstanciales, y acompañan al grupo para una misión concreta, pero a veces resulta que la mesa de juego se encariña con el personaje y termina por quedarse más tiempo del debido. Es importante recordar que no es un personaje jugador, y no manejarlo bien podría dar con el traste tus partidas de rol.

Consejos para usar personajes muleta en tus partidas de rol

Conozco a gente que rehúye de este recurso por considerarlo fútil, creyendo incluso que desentona en el grupo de jugadores, alegando que es más un elemento decorativo, sin ritmo. Lejos de sentenciar absolutismos sobre si es aconsejable meter o no a un personaje muleta en tu historia, tomaré la prudencia de contestar que depende de cómo lo uses. Si sabes colocarlo bien, el personaje muleta aportará mucho color a tus partidas de rol.

Ahora bien, ¿cómo actúa funcionalmente un personaje muleta?

Interviene en la historia como última opción

Primera regla: el personaje muleta entra en juego cuando los demás personajes no dan con la solución. Esto puede ser un deus ex machina si no sabes hacerlo bien, por lo que plantea siempre el uso del azar con una tirada. El éxito de la ayuda siempre quedará más natural si depende de la suerte. Y recuerda que si no se termina por dar con la solución, no tiene por qué ser un drama; que la trama sufra un desvío no resta calidad a la historia.

Aparenta ser activo

El personaje muleta es un miembro más de la compañía por lo que es ilógico que se quede callado. No puede dar con la solución tal cual se presenta el problema, porque los jugadores se sentirían estafados; pero tampoco vas a dejarlo en un rincón callado, porque te cargas la suspensión de incredulidad. Por ello narra sus acciones como si aportara al grupo, alentando a encontrar soluciones mientras los demás actúan. Sugiere tiradas a través de él: «¡Me ha parecido escuchar un ruido!» puede ser una frase idónea para que el grupo levante en armas el campamento; o «mi abuela me contaba historias acerca de puertas ocultas en la arquitectura enana», para que alguien se anime a hacer tiradas de percepción.

Dosifica las soluciones

Otro de los tips que me ha funcionado durante mis años de director de juego es proporcionar el éxito con cuentagotas. Si puedes fragmentar la solución en varios pedazos, intenta que el personaje muleta dé con uno de esos pedazos, lo que animará a los demás jugadores a recabar las demás piezas del puzzle.

personaje muleta en partidas de rol

Evita la picadora de carne

Aunque está muy bien tener un bárbaro que supla las deficiencias combativas de tu grupo, pregúntate si es necesario apoyar con más fuerza bélica antes que bajar el nivel de desafío en tus partidas de rol. Son los jugadores quienes quieren sentir la satisfacción de vencer a sus adversarios, y frustra cómo una picadora de carne les recuerda sus deficiencias salvándoles con un deus ex machina en forma de hacha de doble filo. Si el nivel de desafío es, por mor del desarrollo de la historia, superior al grupo, es problema de los jugadores; un personaje muleta dedicado exclusivamente al combate sería una recompensa inmerecida por las malas decisiones.

Eclipsa su protagonismo

El éxito pertenece a tus jugadores, no a tu personaje muleta. No deberá nunca ser el centro de atención a menos que haya un reclamo generalizado por parte de los mismos jugadores —lo que significará que lo estás haciendo bien, pues conectarán con el miembro de la compañía como si fuese un jugador más—. Sin embargo, una vez le cedan ese protagonismo recuerda que el foco de atención debe tener una fecha de caducidad temprana: eclípsalo en cuanto puedas en aras de focalizarte nuevamente en los jugadores.

partidas de rol personaje muleta

Úsalo para la voz omnipotente de las campañas

¿No te ha pasado que cuando lees un módulo, un suplemento o una campaña piensas que algunas descripciones están tan bien escritas que ojalá tus jugadores también las leyeran? No se suele trasladar la voz omnipotente del libro a la mesa de juego; sería artificioso leer la descripción de la historia y de los sitios que visiten los personajes, por lo que normalmente se hace una especie de paráfrasis con las propias palabras de los directores de juego. Esto tiene un problema porque no a todos se les da bien parafrasear un libro.

¿Y si usas los conocimientos del personaje muleta para leer las descripciones sin perder naturalidad? Poner un cartógrafo avezado, o un especialista en historia puede ser acertado si quieres leer literalmente a tus jugadores las descripciones de ese maravilloso libro que tanto te ha costado conseguir. De esta forma no lo hace la dirección del juego con voz omnipotente, sino el personaje en una escena de la aventura. Sencillamente toma el suplemento y lee impostando la voz, como si fuera el personaje muleta quien informa a los demás sobre la fauna del lugar, la historia que se esconde tras esas ruinas o los monstruos que pueden habitar aquel paraje. Haz la prueba ahora, si tienes un módulo a mano, e imagina cómo podría quedar un descriptor en boca de un personaje durante tu historia.

Ejemplos de personajes muleta para tus partidas de rol

  • Una diplomática políglota.
  • Un trotamundos experto en caminos.
  • Una anciana contadora de historias.
  • Un profesor de universidad erudito.
  • Una niña cuyos sueños revelan cosas importantes.
  • Un mercader que conoce un sinfín de culturas.
  • Una cazadora de vista aguda.
  • Un monje de palabras profundas y místicas.
  • Una arqueóloga a la que no se le resiste enigma alguno.
  • Un barón cuyo dinero puede comprar casi cualquier cosa.

Si tienes dificultades en dar trasfondo a un personaje muleta, puedes generar algunas ideas haciendo los test de personajes. Te regalo dos: uno sobre alineamiento de personajes, y otro de personalidad.

Un apoyo para principiantes

A lo mejor crees que es importante haber dirigido mucho para meter un personaje muleta, pero te aseguro que es más bien lo contrario. De hecho, si no tienes mucha experiencia dirigiendo es bastante aconsejable que consideres meter este recurso en tus partidas de rol. Llevo jugando desde los 9 años, y metí a mi primer personaje muleta durante mis primeras partidas de rol. Desde entonces me ha servido con ahínco y lealtad; hoy día lo tengo ubicado en la Tierra Media, en una campaña que va a cumplir dos años.

Déjame que os presente; él siempre está dispuesto a conocer nuevas caras.

Morlack el enano: ejemplo de personaje muleta

Morlack, hijo de Bazandim es un enano de las montañas Azules, muy en la tónica de los enanos de la compañía de Thorin Escudo de Roble. De hecho, de todas las ambientaciones de fantasía los enanos de Tolkien son mis favoritos por una estúpida razón: algunos beben café. Este irrisorio detalle se me quedó grabado cuando leí El hobbit en mi adolescencia; por aquel entonces se me derrumbó el mito del enano mazmorrero bebedor de cerveza, y abracé al enano erudito y sabio que bebía una bebida caliente y relajante. Así es Morlack, un enano inteligente que aporta sabiduría al grupo y que, lejos de emborracharse como cualquier enano, se limita a beber una taza humeante mientras garabatea su diario de bitácora en un rincón de la posada. Esto es importante, porque a través de este diario de campaña recuerda a los personajes los sucesos vividos.

personaje muleta en partidas de rol

El Anillo Único da mucho protagonismo al tema de los viajes. Así que, mientras evoco a los jugadores el paso del tiempo a través de un largo viaje por la Tierra Media, leo el maravilloso suplemento El corazón del yermo con la voz de Morlack. Él se ocupa de describir los lugares por los que la compañía va viajando, pues es cartógrafo; informa de los días que podría llevar tomar tal o cual ruta. Pero además es historiador y contador de historias, por lo que doy detalles sobres los posibles sitios que pueden visitar, sugiriendo ideas y trayéndoles cuentos e historias que leo directamente del libro. Con el tiempo, los mismos jugadores han aprendido a usar a Morlack como último recurso, sobre todo cuando le piden consejo acerca de un sitio o le piden la historia que se esconde detrás de algo o alguien.

De esto se trata, un compañero de aventuras que toma la iniciativa momentos puntuales, cumpliendo una función específica. Estas pinceladas aportarán una tonalidad más llevadera, incluso darán pie a un conflicto.

Por cierto, si quieres conocer a Morlack, aparece en una aventura de mi autoría. La han editado en Shadowlands, por lo que te aconsejo que eches un vistazo a su web.

Y tú ¿has usado un personaje muleta? Déjame un comentario hablándome de él.

[ssba-buttons]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *